horizonconsultores.com

¿Cómo se construye el compromiso?

 Compromiso Horizon Consultores

Dar, pedir y exigir

En entradas anteriores hablábamos de los empleados, los directivos y el equipo, muchos de los comentarios recibidos giraban sobre un concepto: compromiso.

El compromiso es un acto, no una palabra, decía el filósofo Jean Paul Sartre, así que, en lugar de definirlo, nos centraremos en analizar cómo se construye en las empresas. 

El compromiso es una promesa mutua, que hacemos y aceptamos, en una relación con otro. Lleva implícita la idea de reciprocidad. “La verdad universal de la reciprocidad: primero dar, luego pedir y en tercer lugar, exigir” nos dice el dueño de Mercadona, Juan Roig, y ésta es la guía para gestión de su personal y el éxito de su cadena de supermercados.

¿Y qué es lo que hay que prometer o dar a los trabajadores cuando se incorporan a nuestras organizaciones? ¿No es suficiente con pagarles? Para quien sólo busque un salario sí. Pero lo habitual es que los empleados tengan expectativas: estabilidad, promoción, reconocimiento, buen ambiente laboral. Por no hablar de otros niveles como búsqueda de sentido y autorrealización. Actualmente muchos trabajadores, mayormente jóvenes profesionales, buscan trabajar en empresas con las que comparten valores y en las que puedan aprender y desarrollarse, personal y profesionalmente.

Otro empresario, dueño y director de un hotel, decía refiriéndose a sus empleados: “A estos para qué los voy a formar, si están aquí buscando irse a un hotel mejor”. Lo que en el fondo reprocha este directivo es su falta de compromiso. Más allá de preguntarnos si la formación es un derecho o no de los trabajadores, ¿no podría ser una forma para que ese hotel mejorase? Porque “estos” finalmente se irán, pero el hotel seguirá empeorando hasta convertirse en un antro, de donde escaparán trabajadores, clientes y proveedores.

Nuevamente: reciprocidad y compromiso. “Estos” tienen familiares y amigos, que serían potenciales clientes si les hablaran con orgullo y admiración del hotel donde trabajan, serían prescriptores, y la más efectiva fuerza de ventas. Se esforzarían más en el trato con los clientes, porque entenderían que el éxito de la empresa es parte de su propio éxito. La clave es dar, no con ingenua generosidad, sino porque es infinitamente más rentable. Dar, para tener derecho a pedir, y si fuera necesario exigir, así de simple se construye el compromiso. 

2 opiniones en “¿Cómo se construye el compromiso?

  1. Dhanelys Soriano Tejada

    Muy atinada la información. En hora buena, ha cambiado mi perspectiva en cuanto a lo que espero de mis colaboradores………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *